¿Por qué algunos bebés lloran más que otros?


¿Por qué algunos bebés lloran más que otros?



Si hay un sonido hermoso es cuando una madre escucha llorar por primera vez a su hijo, tras el parto significa que todo está bien.
Los bebés recién nacidos pasan largas horas durmiendo y durante sus primeros días suelen estar calmados y serenos, luego todo cambia. Algunos pasan de una hermosa pasividad a estar inquietos y agitando sus brazos constantemente. Otros simplemente son alimentados para luego seguir durmiendo.
Algunos padres sienten volverse locos cuando los consejos de otras personas no funcionan para su bebé que llora mucho. De allí la pregunta del millón ¿Por qué algunos bebés lloran más que otros?


El cólico del lactante
Cuando los padres buscan respuestas para su bebé que llora mucho, generalmente van al pediatra quien primero evaluará sus condiciones de salud, como alergias, reflujo u otros problemas. Una vez que comprueba que todo está bien, entonces comienza a hablar de cólicos.
Los cólicos están definidos como un llanto que dura más de tres horas al día, durante más de tres días a la semana y durante al menos tres semanas.
Se estima que entre el 10% – 25% de los bebés experimentan cólicos, pero aún se desconocen sus causas específicas. Algunos científicos consideran un sistema digestivo inmaduro, o algo en la dieta del bebé o la madre que esté causando la agitación. Recientes investigaciones apuntan a la posibilidad de que el microbioma intestinal, que ejerce una poderosa influencia sobre muchos aspectos de la salud, pueda estar en la raíz del cólico.
También es cierto que ciertos bebés tienen un mayor número de distintos tipos de bacterias intestinales que causan gases, lo que los deja incómodos y molestos. Aun cuando el llanto continuo es muy preocupante para los padres, la mayoría de las veces son etapas típicas y no un problema.
Si eres de los padres que tienen un bebé que llora durante varias horas al día, no estas fallando en tu rol, la realidad es que los comportamientos de llanto son normales y varían en cada bebé.
En otras palabras, todos los bebés pasan por una fase de molestia temprana, solo que algunos bebés hacen mucho más ruido en el camino. Pero en general, la mayoría de los llantos inexplicables son atribuidos a cólicos.


Los bebés de alta demanda
Y aquí llegamos a lo que nos pasó a nosotros personalmente con nuestro hijo Robin. Nos costó bastante averiguar que este era su problema, pero finalmente todo encajaba.
Para los bebés donde los cólicos llegan a su fin y nada cambia, una manera de calmarlos es tenerlos en brazos constantemente.
Esto es a lo que se conoce como un bebé de alta demanda, en donde han pasado esas etapas de llantos inexplicables, pasan de los 4 meses de edad y aun el llanto constante está presente. Estos bebés son intensos, exigentes y extremadamente sensibles, y esos rasgos no desaparecen necesariamente a medida que crecen.
Un especialista, el Dr. Sears, se preocupó en describir lo más exacto posible, cómo los padres pueden llegar a averiguar, si en el caso de su bebé se trata de un niño o una niña de alta demanda. Describió las doce características principales de estos bebés, cosa que explico más a fondo en otra entrada :

Cuando pasan los meses y el llanto no desaparece, los padres ya han gastado mucho dinero en artículos para tratar de calmar a sus bebés: hamacas que vibran, un colchón nuevo, un body especial anti-cólicos, soluciones para la dentición, un columpio, y un largo etc.
Los padres no sienten que otras personas los entienden, tener un bebé de alta demanda es impredecible. Se les suele echar en cara “Como padre lo estás echando a perder” “Déjalo llorar hasta que se calme” “Lo estás malcriando mucho”. Realmente estos bebés no cambian, pasan los años y no pierden los rasgos que los hicieron muy necesitados cuando eran bebés. Siguen siendo sensibles e intensos, pero tanto los padres como los hijos, han aprendido a adaptarse y hacer frente al mundo a medida que crecen, incluso utilizando esos rasgos para su beneficio.
Los especialistas en el tema aseguran que algunos bebés solo tienen muchas más necesidades y los expresan con más pasión que otros, y cuando se habla de pasión nos referimos a lágrimas y gritos. Es muy difícil encontrar esa comunidad donde la gente te entienda y donde realmente puedas conectarte para aprender como sobrellevar las cosas.


Padres de apoyo
Una cosa en la que todos los expertos están de acuerdo enfáticamente, es la importancia de ayudar a los padres cuando están en las trincheras con un bebé desafiante mostrándoles empatía y, si es posible, dándoles un descanso.
En diversos países, muchos hospitales, buscan fortalecer la base de apoyo de los padres, educándolos sobre diferentes conceptos que existen para darle respuesta a la pregunta ¿Por qué algunos bebés lloran más que otros?, antes de irse con sus recién nacidos, para que al menos no están totalmente desprevenidos.
Entre tantas cosas, se les explica a los padres que está bien poner a su bebé boca abajo en la cuna y alejarse. La mayoría de los padres primerizos, sienten que no tienen permiso para hacer eso o que es peligroso, y vivimos en una cultura donde la gente quiere que los bebés estén tranquilos. Es una gran noticia aclararles a los padres que por más que intenten, no van a poder hacer desaparecer todo el llanto de sus bebés y eso está bien.
También es importante educarse porque los riesgos asociados con la crianza de un bebé exigente son muy reales. Tener un bebé con cólicos ha sido muy relacionado con la depresión postparto, y existen pruebas sólidas de que los bebés que lloran en exceso tienen mayor riesgo de ser sacudidos por algún padre desesperado.


Pero incluso, cuando la situación no es tan crítica, criar a un bebé difícil puede hacer sentir a la madre muy sola, como si fuera la única con tal dificultad.
Es vergonzoso para algunos padres tener a un bebé que llore un poco pero luego se dan cuenta que su niño no es uno de alta demanda y se sienten totalmente agradecidos por su dulce y saludable hijo. Hay que entender que todos los padres tienen sus propias alegrías y desafíos, pero es difícil ver a través de la nube de cólicos la maravilla de bebé que tienes.
Creo que lo más difícil de todo es amar a tu hijo, mientras que también deseas desesperadamente hablar con otras personas sobre cómo están arruinando tu vida con tantas lágrimas. Es difícil comunicárselo a las personas que no tienen bebés desafiantes. Y aunque no te arrepientes de nada, también te estás desmoronando, pero ánimo, simplemente se trata de otra nueva etapa.

Comentarios