No pretendo hacerte sufrir mi niño



Mi niño, sé que eres tú el que ha estado más de media hora luchando, chillando y llorando con toda tu fuerza, lleno de frustración y tristeza y sin entender lo que estaba ocurriendo. Y sé que eres tú, el que finalmente no ha podido más y ha caído rendido en la cuna, muerto de sueño, cerrando los ojos ya sin fuerzas para seguir luchando. Te he visto y te he escuchado como tras cada minuto has soltado otro grito de desesperación, hasta caer dormido en la misma posición que estabas, pero aún así cogiendo aire porque te faltaba de tanto llorar y llorar... 
Sé que lo has pasado muy mal y que lo has expresado con toda tu fuerza.
Pero te aseguro, que yo también lo he pasado mal. Durante todo este tiempo he estado a tu lado intentando calmarte con todas mis armas. Te he hablado, te he cantado tus canciones favoritas que normalmente logran tranquilizarte, te he cogido en brazos, te he vuelto a tumbar en la cuna, te he acariciado la cabeza y la espalda donde tanto te gusta... pero nada te parecía bien.
Finalmente yo también he acabado rendida, sin más ideas, sin mas armas para calmarte. Cuando salí de tu cuarto lloré igual que has llorado tú y me ha dolido igual o más que a ti tener que haber pasado por esto. 
Pero no podíamos seguir así...

Llevas tres semanas despertándote muchísimo cada noche y cada vez que lo haces, reclamas la teta y no quieres ni ver a tu padre que hace todo lo que puede para calmarte y ayudarte a volver a dormir. 
Estas últimas noches han sido especialmente malas. Cada día has estado muerto de sueño porque por las noches no conseguías descansar lo suficiente. Te levantabas de tus siestas y tras una hora nada más ya andabas tocándote la oreja y rascándote los ojitos otra vez. No tenías energía, no estabas bien. 
Papá y Mamá tampoco han podido descansar. Sabes que Papá ahora tiene muchísimo trabajo en su negocio, y mamá acaba de pasar por una mastitis muy fuerte con mucha fiebre y está intentando recuperarse al cien por cien. Pero así resulta imposible mi vida.
Ya hemos pasado por esto los primeros siete meses de tu vida, cuando te despertabas cada 30 a 60 minutos. Hemos hecho lo imposible por encontrar alguna solución para ayudarte a dormir y a la vez dormir nosotros para tener bastante energía para cuidar de ti, mi Don Nervio, que sabes bien que no eres nada fácil. 
Finalmente encontramos la solución. No te gustó nada, y a nosotros tampoco, pero entre lo malo fue lo menos malo, ya que nunca llegamos a practicar el duérmete niño del método estivill contigo, que siempre nos ha parecido algo duro. Hicimos una cosa intermedia, te enseñamos a dormir sin apoyos, sin teta, sin mecerte y sin caminar por toda la casa, pero aunque llorabas, y mucho, nunca te hemos dejado solo y siempre hemos estado a tu lado para consolarte y para que no te sintieras abandonado. 
Y funcionó...te acuerdas? Tas pocas noches pasaste de 8-10 despertares nocturnos a 2-4. Todos nos sentimos más descansados y con más energía. Ha sido un gran logro para todos. 

Pero ha habido un retroceso, y en parte es culpa nuestra.
Sabíamos que esto iba a ocurrir, lo hemos leído antes de comenzar el método contigo y era de esperar en esta época que te encuentras ahora mismo, que estás en una fase de crecimiento muy importante y aprendiendo cosas nuevas cada día. 
Y que ha sido lo fácil para hacer estos días tan difíciles algo mas llevaderos?
Darte la teta para dormirte, no solo de noche, también de día. Y lo siento muchísimo, porque, aunque sé que te ha encantado, sé que te hemos confundido. 
Otro inconveniente ha sido la obstrucción de leche que tuve hace tres semanas y la mastitis que he tenido la semana pasada, cuando en ambas situaciones he tenido que volver a aumentar las tomas diarias de pecho, porque el sacaleches no hacía nada y tu fuiste el único que podía ayudarme para que no empeorara la situación aún más.
No importa, no nos va a ayudar buscar culpables, simplemente creo que estos hechos pueden haber sido una de las razones por las cuales estamos sufriendo un retroceso. Y es una pena, después de todo nuestro esfuerzo, tanto el tuyo como el nuestro.

Esta tarde te enfadaste conmigo por intentar acostarte en la cuna sin darte la teta, pero finalmente disfrutaste de las canciones que te estaba cantando, y te quedaste dormido profundamente como un campeón.
Esta noche te lo has tomado muy mal. Te di el pecho, como cada noche, pero esta vez no te he acostado profundamente dormido, sino cuando tus ojitos se estaban cerrando, pero aún no habías caído del todo. Y lo siento mucho mi amor, pero sabes que tiene que ser así para que no te despiertes buscando la teta que tuviste en la boca mientras te estabas quedando dormidito. 
Ha sido muy duro y no sé como voy a tranquilizarme tras verte así. Tu lo has pasado muy mal, pero ahora porfin estás dormido, pero yo sigo aquí, observándote en la cámara y sin saber como voy a pegar ojo esta noche.
Siento que te he hecho sufrir y no ha sido mi intención, pero no conseguí calmarte, intenté explicarte y recordarte que esto lo estaba haciendo por el bien de todos, pero no quisiste escucharme. Me contestaste con llantos y gritos aún más fuertes. No hubo forma de comunicar contigo.
Me siento como una mala madre. Sé que estoy haciendo esto por el bien de todos y también sé que no te he dejado solo en ningún momento, ni te he fallado, pero no te he dado lo que querías, que era dormirte en mi pecho. 
Y no es que no quiero que lo hagas, me encanta tenerte en brazos y que te quedes dormido acurrucaito a mi, pero no quieres hacerlo si no hay teta, y esto nos complica las cosas, sobre todo en un futuro no muy lejano, cuando yo consiga dar el paso y dejar el pecho por completo. 
¿Ya no me vas a querer igual?
¿No va a haber más mimitos ni más dormirnos juntos?
¿Por qué no te gusta que nos demos cariño, uno al lado del otro, si no tienes mi teta?
¿Acaso habrá algo más que yo pueda aportarte?

Tengo muchas dudas por como será esta noche. No quiero dejarte la noche entera sin tu toma, así que, en uno de esos despertares te daré lo que quieres y espero que aún así entiendas, que esto no es un apoyo para dormir, como antes, que lo reclamabas mil veces cada noche, pero tampoco te gustaba el colecho.

Espero que no sientas rencor y que tu frustración no te acompañe durante toda la noche. No quise hacerte sufrir. Desearía tanto que pudieras comprender lo que trato de hacer. 

Buenas noches mi niño, y lo siento....

Comentarios

  1. Todas las veces que leo tus posts lloro, porque parece que escribes mi vida �� cada dia que pasa es peor, más demandante está mi pequeño de 8 meses y medio. Ahora se despierta a cada hora buscando pecho, llevamos 2 meses así. Antes se despertaba a cada 2h, pero ahora �� y durante el día las siestas siguen siendo un desastres. Si me acuesto con él pues consigo que duerma 1h y media, pero claro, siempre se despierta pasado 30min. Quisiera conseguir dejarlo llorar, pero aún no consigo. Hay días que todo lo que quería era no ser madre... quizás parezca feo decir eso, y parece que no lo amo, pero no es eso. Sé que tu me entiendes y sabes como me siento. Mi pequeño parece que no avanza, cada dia es más y más demandante. Y nosotros más cansados, estresados, y desesperados, principalmente yo. Ya hemos intentado unos cuantos métodos, pero funcionan 2, 3 días y ya. Así que el método que ahora intento es el de aceptación, i pienso: un día eso va a pasar, mientras tienes que ser fuerte. Aunque hay días que me.olvido de eso y solo lloro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento mucho no haberte contestado antes, hemos tenido un mes muy movido de algunos cambios, mucho trabajo y enfermedades.
      Veo que vivimos prácticamente lo mismo, y es cierto lo que dices, que cualquier cosa que probemos solo va a funcionar unos pocos días. Y cuando no es una cosa la que va mal será otra...
      Yo haré como tú, seguir luchando con mi paciencia. :-( Ánimo guapa.

      Eliminar

Publicar un comentario